Únete a amigos
Olvidé mi contraseña

06-06-2020

El lago de Banyoles


Una antigua tradición explica que, hace muchos siglos, la ciudad de Banyoles y la iglesia Santa María del pueblo vecino Porqueres estaban unidos por una llanura fértil llena de campos de trigo y cereales que eran propiedad de un labrador llamado Morgat. Un buen día, mientras labraba sus campos, escuchó una voz que le advertía de que, si no volvía a su casa de inmediato, algo malo le ocurriría. El pobre hombre no le hizo caso hasta que la voz sonó por tercera vez, junto a un gran trueno. Después de eso, todas las tierras de Morgat se hundieron a su alrededor, y se inundaron por aguas que brotaban del interior de la Tierra. Morgat cogió sus bueyes y huyó a toda prisa hacia su casa (a la masía Can Morgat, que hoy todavía existe) pidiendo piedad por su vida. Él logró salvarse, pero sus tierras se habían inundado bajo una gran capa de agua, que hoy en día es el lago de Banyoles.

Ésta es sólo una de las muchas leyendas que se cuentan hoy en día sobre el lago natural más grande de Catalunya. Se calcula que el lago de Banyoles se formó hace 250.000 años, y ocupa hoy una superficie de unas 112 hectáreas, en un área protegida de un total de 1.000 hectáreas que se extiende por los municipios de Banyoles, Fontcoberta y Porqueres. Mide unos 2.150 metros de largo, y hasta 775 metros de ancho en el lóbulo norte de su característica forma de ocho. Abasta el conjunto de la cuenca lacustre de Banyoles, que separa la llanura del Empordà de la Cordillera Transversal, en la comarca de la Garrotxa. La profundidad máxima que ha podido calcularse en algunas zonas es de más de 40 metros. Su origen se remonta a los movimientos tectónicos producidos con la formación de los Pirineos, pues éstos dieron lugar a la falla del Empordà. Ésta coincide con el eje mayor de la zona de Banyoles y, a través de fenómenos kársticos posteriores -como erosiones pluviales y fluviales que producen hundimientos- se fundó la zona lacustre. En su recorrido por los acuíferos, las aguas de la lluvia y de los ríos disuelven las calcáreas que se encuentran bajo esta zona. Un sistema que también ha causado la creación de otros pequeños estanques como el del Vilar, de Sisó, de la Cendra y el Clot d’Espolla.

Las aguas del lago de Banyoles proceden de la zona de la Alta Garrotxa (desde el valle de Sadernes hasta Oix), desde donde se filtran de manera subterránea por los acuíferos. Las aguas salen al exterior a través de tres niveles subterráneos distintos: por la llanura de Espolla-Usall, por los estanques de Sant Miquel de Campmajor y por el lago y los estanques de Banyoles y Porqueres. Así se forma la cuenca lacustre. Alrededor del lago de Banyoles la vida se ha ido urbanizando con el paso de los años y aprovechando su atractiva flora y fauna, se ha estructurado una intensa actividad económica y social. Así, una parte de su vegetación, otrora dominada por campos de cultivo, se ha ido sustituyendo por zonas ajardinadas y árboles de plantación. La vegetación natural y característica de los ecosistemas lacustres únicamente se encuentra bien estructurada en algunos sectores. También la fauna presenta un importante componente antrópico, ya que abundan las especies que toleran la presencia humana.

También como espacio recreativo y de ocio el lago de Banyoles tiene una importancia clave. Por ejemplo son destacables las competiciones de natación y remo que se celebran en sus aguas, así como las pruebas de remo y piragüismo, que se celebraron allí en el año 1992, para los Juegos Olímpicos de Barcelona. Aquél evento dio un impulso especial a la promoción del espacio, así como a la regulación de sus usos (paseo en barca, picnic, pesca, baño y actividades deportivas). También fue entonces cuando se inició una importante fase de reestructuración ambiental, que incluyó actividades como por ejemplo la recuperación de vegetación y la restauración de áreas degradadas. A lo largo de los años, el lago de Banyoles ha sido el protagonista de numerosas leyendas urbanas y cuentos misteriosos, que van desde la creencia de que habita un feroz dragón en sus aguas, hasta el misterio sobre sus profundidades incalculables en algunos puntos. A inicios de los años 60 del pasado siglo, unos geólogos italianos incluso afirmaron que el lago mantenía contacto subterráneo, a través del Mar Mediterráneo, con algunos lagos de su país, ya que habían comprobado que, cuando las aguas de sus lagos bajaban, las del lago de Banyoles subían. Pero de momento, estos no son más que historias...


copyright 2010 - amigos | Notas Legales